Personajes

Francisco Martínez Suárez

Anuncios

Francisco Martínez Suárez es un nombre que muchas veces hemos escuchado y pronunciado los Chalatecos, pero realmente muy poco se conoce del personaje y la historia tras ese nombre, el cual ha quedado grabado en la historia de El Salvador y en la de Chalatenango, principalmente porque es el nombre que ostenta el instituto nacional de Chalatenango.

Francisco Martínez Suárez

Francisco Martínez Suárez nació en la ciudad de Chalatenango en el año de 1864. En este mismo lugar inició sus estudios hasta graduarse como Bachiller en Ciencias y Letras en 1880. En 1883 se graduó como bachiller en Jurisprudencia en la Universidad Nacional de El Salvador, Sin embargo sus deseos de sobresalir no pararon ahí, por lo que en 1886 obtuvo el doctorado en la misma facultad y ese mismo año recibió de la Suprema Corte de Justicia el título de Abogado de los Tribunales de la República.

Su padre, don Samuel Martínez, también era un doctor y litérato Salvadoreño destacado a finales del siglo XIX, por lo que también decidió seguir su mismo camino; al igual como lo ha hecho su hijo, el doctor Alfredo Martínez Moreno, otro destacado jurista Salvadoreño.

Durante su vida, el doctor Francisco Martínez Suárez desempeño muchos cargos importantes en El Salvador, entre los cuales se puede destacar:

Anuncios
  • Rector de la Universidad Nacional en 1895
  • Subsecretario de Fomento y Beneficencia de El Salvador
  • Presidente de la Corte Suprema de Justicia de El Salvador en dos períodos, de 1903 a 1905 y de 1919 a 1926
  • Ministro de Justicia
  • Magistrado de la Corte de Justicia Centroamericana, en representación de El Salvador
  • Diputado de El Salvador
  • Canciller de El Salvador
  • Ministro de relaciones exteriores
  • Rector de la Universidad Libre, que más tarde se fusionó con la Universidad de El Salvador
  • Ministro de instrucción pública de El Salvador (ahora conocido como ministerio de educación), en los años 30.

En su época era conocido como uno de los hombres de mayor prestigio del país y como una persona muy inteligente. 

En 1915, en su cargo de canciller de la república implusó la “Doctrina Meléndez” junto al doctor Reyes Arrieta Rossi, en la demanda a Nicaragua ante la Corte Centroamericana de Justicia, por el Tratado Brian Chamorro de 1914, un tratado entre Nicaragua y Estados Unidos, mediante el cual se le permitía a Washington construir una base militar en el Golfo de Fonseca, al considerar que constituía una violación a la soberanía del país.

También elaboró la “Doctrina de la Neutralidad Benévola”, una figura jurídica dirigida a evitar el involucramiento directo de El Salvador en la Primera Guerra Mundial, y así evitar perder los mercados europeos los cuales eran muy importantes para las exportaciones nacionales del café.

En cuanto a su vida literaria, el doctor Martínez Suárez publicó el libro Vida, de José Matías Delgado, en 1917, aunque también se conoce que era colaborador en periódicos importantes de la época como Diario del Salvador.

De su muerte se conoce muy poco, únicamente que fue en el año de 1940, en San José, Costa Rica.

En la década de los 50s se fundó el Instituto Nacional de Chalatenango, pero el 12 de julio de 1962, por acuerdo número 4758 de poder Ejecutivo su nombre fue cambiado a “Instituto Nacional Doctor Francisco Martínez Suárez” para honrar la memoria de este Chalateco destacado. Dicho nombre aún se conserva en la actualidad y es popularmente conocido como INFRAMS.

Anuncios
COMPARTE ESTE ARTÍCULO EN

Mostrando 1 comentario

  1. Walter Santos Chinchilla dice:

    Es muy interesante saber el porque del nombre del Instituto Nacional de Chalatenango, y por supuesto conocer la historia de tan importante personalidad como lo fue el Dr Francisco Martínez Suárez, quien nos dejó un gran ejemplo a seguir por su vida, trayectoria profesional, legados que dejó a Chalatenango y su contribución al desarrollo de El Salvador. Soy orgulloso de ser Chalateco donde quiera que me encuentre y de ser un graduado del Instituto Nacional conocido como INFRAMS.
    Saludos a todos. Y sigamos dando nuestro mejor esfuerzo para el desarrollo integral de Chalatenango.